viernes, 17 de octubre de 2008

El beso de la mujer langosta.

(Dedicado a tí, págame lo que me debes!)


Sé que todos de alguna manera actuamos muchas veces con interés, aplicamos el "costo/beneficio" y otras tantas cosas económicas que intentan explicar el comportamiento humano, pero las personas "interesadas", esas que se acercan a otro exclusivamente para recibir un beneficio, a mi parecer, JODEN, así con mayúsculas.

Pero lo peor es cuando tienes -o tenías- a alguien cercano a tí... y de pronto descubres que esa persona es de esas que tiene como tema esta maldita diatriba virtual, una langosta humana, alguien que se posa de persona en persona para obtener los favores que necesita, y cuando por "X" razones ya no puede obtener eso más... vuela donde pueda continuar la nefasta película.

Pues bueno, algo así me ha pasado con una amistad cercana, con una chica a la que alguna vez consideré la mejor amiga que podía haber tenido.

Alguien que ahora cuando se acerca, o llama, sólo lo hace con un "hola, oye sabes cómo...?", "crees q puedas...?", "porfa necesito que..." y después es "ah ok, gracias, bye".

Entonces... cada vez que suena mi móvil y veo su nombre y número en pantalla, sé que escucharé segundos despúes el pedido de un favor o algo por el estilo, por lo que prefiero no contestar.

En fin, mejor conocer temprano a la gente que es así, como que uno no pierde más el tiempo, aunque siempre afecta en algo saber que alguien a quien uno consideraba un amigo o amiga haya sido en el fondo alguien que actuaba con un interés.

Para consuelo, dejo una langosta marina para colorear.

2 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

nunca falta alguien así, como para mandarlas a que les metan ubicaína en supositorio

SONQO SUA dijo...

Quien no se ha topado con esas langostas, lo peor si son guapas, o tienen un cuerpo impactante, o aunque sea un buen paisaje trasero, lo consiguen TODO, porque no falta el tipo arrecio que pretende que haciendole un favorcito podrá tener algo con la susodicha, o con su trasero.

Si son feitas la táctica es distinta, porque pretenden ser "buenas amigas" al principio, pero luego, cuando tu utilidad para ellas decae, pues pasa lo que cuentas.

No vale la pena contestar el celular.

Saludos